¿Cómo y cuánto influye la copa de vino?

Copa de vino

Poder disfrutar de un buen vino depende de que nuestros sentidos puedan intervenir en esta sensación. El vino, además de por su sabor, se aprecia por el olor y la vista. Todos ellos se unen en la copa mediante la que obtenemos información sobre el producto.

Un elemento muy importante en la degustación del vino, y que influye en los factores anteriormente citados, es la copa. Este factor no sólo responde a unas normas de protocolo sino que además influye en la calidad del vino.

Cristal o vidrio

Pueden ser de cristal o vidrio, pero en cualquier caso finas, nunca gruesas y de plástico. La copa debe ser totalmente transparente de manera que, a través de ella, se puedan apreciar aspectos como su color o las lágrimas que se forman al moverlo.

Transparencia

Este aspecto permite detectar la calidad del producto ya bien por los dos matices antes mencionados o por las sustancias suspendidas en el vino. Por lo tanto, la copa no puede estar serigrafiada.

El paladar

Esto es importante para determinar en qué matices se quiere enfatizar pues la lengua está compuesta por cuatro puntos (áspero en la parte trasera, salado en los extremos, ácido en los laterales y dulce en la punta) en los que influye en mayor o menor medida.

Por esto, en cuanto a la forma de la copa diremos que será de paredes finas, incoloras y sujeta al vino que vaya a recibir.

El tallo

Siempre intentaremos coger la copa por el tallo ya que así no estaremos influyendo en la calidad del vino pues con el calor de nuestras manos podemos modificar sus propiedades. La forma de la copa así como su tallo determinan también la calidad de ésta, pues si el cristal es fino y el tallo está unido a la copa significará que la copa es de calidad.

A la hora de catar

A la hora de catar un vino se suele hacer en el siguiente orden: vista, olfato y gusto, por eso, a la hora de servirlo no se debe llenar la copa, lo recomendable es un cuarto o media copa, nunca más. Esto nos permite que al rotar la copa el vino se oxigene y libere los aromas que nos permitan valorar su calidad.

Grandes Vinos

Las copas grandes suelen estar destinadas a grandes vinos ya que éstas intensifican los aromas. Los grandes vinos tintos como Quadis Crianza, de calidad o con grado de alcohol suelen servirse en copas panzudas para permitir su oxigenación sin que se desprendan sus perfumes. Si el vino es tinto de envejecimiento mediano, copa redonda y amplia para cuando se rote la copa se consigan apreciar los detalles del buqué.

Vinos Blancos

Para un vino blanco, en general, dada su composición (ácidos y ligeros), se utilizan copas más pequeñas. Las copas de tulipa son las elegidas para estos vinos, su forma alargada y estrecha permite percibir mejor los matices frescos.

Espumosos

Por último, para los vinos espumosos como Barbadillo Betalas copas de flauta son las mejores ya que permiten que se formen más burbujas (perlage) en su interior.

Os recordamos que podéis seguirnos en nuestro Facebook o Twitter para saber más información sobre el mundo de la enología.