Orígenes del vino y su clasificación

Vino en Enologia La fermentación es un proceso que tiene mucha magia. El azúcar natural del fruto se transforma en alcohol y así nace el vino.

Su origen está estrechamente ligado al proceso de sedentarización del hombre, y es en la Edad del Bronce (3.000 a.C.) cuando se estima que se produjo el verdadero nacimiento del vino y en el año 700 a.C. llega en su proceso expansivo a la Grecia clásica.

A continuación, haremos un repaso sobre cómo ha evolucionado el vino a lo largo de la historia:

El vino en el Imperio Romano

La elaboración del vino se introduce en el Imperio Romano en el año 200 a.C.

El primer mosto era mezclado con miel (obtenían lo que se conocía como mulsum, una  bebida que se servía al comienzo de los banquetes), y el resto se almacenaba para que fermentara en grandes tinajas de barro.

El vino blanco era símbolo de riqueza, poder y lujo, y se servía en copas de cristal en las casas de los nobles, mientras que el vino tinto se servía en las tabernas populares.

El vino en la Edad Media

En este periodo, las tierras (y con ellas los cultivos de vid) pasan a ser propiedad de la Iglesia y los reyes. Así, la elaboración del vino queda a manos de monasterios y castillos, y es entonces cuando se empiezan a usar las barricas de maderas para guardar el vino.

El vino en la Edad Moderna

Se inicia una nueva etapa en la historia del vino gracias a las técnicas de perfeccionamiento de vinificación.

Es aquí cuando comienzan a usarse las botellas de vidrio y el tapón de corcho para su conservación. También en este momento, el monje Dom Pérignon descubre cómo elaborar el vino espumoso en la región de Champagne.

En el siglo XIX se produjo una plaga (llamada plaga de filoxera) que estuvo a punto de acabar con todas las cepas europeas. Por suerte las cepas Americanas resistieron y de esta forma se recuperaron las vides silvestres y se replantaron en Europa, creándose variedades híbridas, que enriquecieron el panorama vitivinícola, aportando nuevos vinos.

A pesar del gran coste económico que supuso, en España esta plaga también dio una nueva oportunidad. Cuando la filoxera se extendió por Francia, muchos bodegueros emigraron a la Rioja para intentar seguir con su negocio, y de esta forma, los españoles aprendieron los sofisticados métodos de elaboración franceses.

Actualmente, el cultivo de la vid ocupa casi un 0,5% del suelo cultivable de todo el mundo. Del total de uvas recolectadas, el 66% se destina a la producción del vino, mientras que el resto se consume como fruta, ¡un porcentaje sorprendente! ¿no crees?

Clasificación de los vinos

Os presentamos a continuación una breve clasificación de los tipos de vinos más conocidos:

  • Tranquilo: Tinto, blanco o rosado. Sin burbujas y con menos de 15º de alcohol.
  • Espumoso: Brut, Cava, Champagne y otros. Obtienen las burbujas gracias a una segunda fermentación en botella.
  • Gasificado: Incorporan gas artificialmente, como un refresco. Por ejemplo, el Lambrusco.
  • Generoso: vinos de más de 13º o 14º de alcohol. Suelen ser dulces, por ejemplo, el moscatel, Pedro Ximénez, Oporto, etc., pero también los hay secos  como el fino, manzanilla, amontillado, oloroso, etc.

Si queremos ver un ejemplo de los distintos vinos, en Bodegas Barbadillo, empresa familiar fundada en 1821 en Sanlúcar de Barrameda, podemos encontrar vino blanco, manzanilla, moscato frizzante, brut andaluzverdejo frizzante, los Jereces más selectos, brandies, el vinagre de Jerez, Tinto de la Tierra de Cádiz, entre otros.

El enoturismo es una tendencia en alza, te recomendamos  visitar Bodegas Barbadillo si vas a la provincia de Cádiz, también puedes visitar Bodega Pirineos en Somontano o visitar Bodegas y Viñedos Vega Real en Ribera del Duero.

¿Quieres saber más sobre los distintos tipos de vino? No pierdas detalle de nuestras próximas publicaciones. Puedes seguirnos en Facebook y Twitter.