El enoturismo por Cádiz-Sanlúcar de Barrameda

Enotuismo en Cádiz-Sanlúcar de Barrameda

Contextualicemos…

En la provincia de Cádiz encontramos la ciudad y municipio de Sanlúcar de Barrameda, aquí su casco histórico queda definido por dos importantes barrios como son: el Barrio Alto y el Barrio Bajo, ambos caracterizan a la ciudad pero cada uno independientemente tiene sus características muy próximas a las asociadas al enoturismo.

Sanlúcar de Barrameda supone para la provincia de Cádiz el enclave principal del marco litoral de esta provincia ya que reúne una serie de características que ensalzan su importancia. Su cercanía a la depresión del Guadalquivir y el Parque Doñana (un núcleo central muy fuerte que está rodeado de otros núcleos que destacan por su aislamiento), y por último, una economía basada en la agricultura y la pesca que se aúna con la actividad del turismo.

Bagaje Histórico

A lo largo de los siglos (desde el s. XVIII – XX), la ciudad ha ido evolucionando tal y como demuestra la cartografía en la que se observa que los dos principales Barrios (Alto y Bajo), se han repartido el devenir de la ciudad. Al mismo tiempo que la ciudad crecía hacía la costa, se solucionaban los problemas administrativos con los que contaba por aquellos años (s. XIX).

Como consecuencia de este proceso en el que la ciudad crece, encontramos dos zonas bien definidas –divididas por la zona de la Barranca, formada principalmente por calles y un desnivel topográfico de 15m.- como son los barrios anteriormente citados en los que, uno tiene un carácter histórico (Barrio Alto), y el otro (Barrio Bajo) se convierte en el centro fundamental de la ciudad.

Ya en el s. XIX, la población, que había sido atraída por el reclamo turístico y marítimo de la ciudad, empieza a crear nuevas zonas residenciales (destinadas con el mismo fin que nacieron –turístico/residencial-).

A la importancia que tuvo (y tiene) el turismo en Sanlúcar de Barrameda, además de su sistema de producción y comercio, se le suma el sistema vinícola.

Bodegas y Enoturismo

Las bodegas tienen mucha relevancia en el sector del turismo pues el enoturismo actualmente está en auge pero hace años supuso un método para solventar la situación económica. Las dos principales calles (con orientación este-oeste, siguiendo el Viento de Poniente) dedicadas a estas edificaciones son: la calle Luis de Eguilaz y la segunda, Banda de Playa.

Bodegas como la de Barbadillo, cuentan en Sanlúcar, con una gran relevancia sobre todo en el sector del turismo pues la cultura del vino (enoturismo) que oferta nuevas experiencias a través de la gastronomía y las catas de vino, atraen a un público que busca salir del turismo tradicional y buscar uno más asociado a la cultura la búsqueda de nuevas experiencias. Además, si a esto le sumamos que toda bodega y por ende, el mundo vinícola, está asociado a una naturaleza, un paisaje, el interés por descubrir y formar parte del entorno se convierte en un reclamo turístico.

Esta actividad plantea la posibilidad de poner en valor y aprovechar un patrimonio que, por desgracia, en Sanlúcar está desaprovechado. Son muchas las bodegas de esta ciudad que están abandonadas y pendientes de ser o bien reutilizadas o bien demolidas, por lo que el flujo de turistas fomenta la idea de reaprovechar estas edificaciones y aprovechar la demanda para obtener unos beneficios.

Beneficios tanto a niveles económicos, porque se podrían trazar diversas rutas turísticas por estas bodegas para enseñar su artisticidad (reflejada en aspectos arquitectónicos) como patrimoniales, pues se fomentaría una consciencia universal encaminada a dar valor a un patrimonio en desuso a través de su reutilización como espacio expositivo o talleres enfocados al mundo vinícola.

Recuerda que puedes seguirnos en Facebook y Twitter para estar informado