La importancia de las etiquetas en los vinos

Etiqueta de una botella de vino¿Te has fijado alguna vez en la etiqueta de un vino? ¿Sabrías decir que información contiene? El etiquetado de los vinos es un aspecto muy importante aunque desconocido, ya que es la única información que tenemos acerca de él, un vínculo clave entre la bodega y el consumidor.

La etiqueta debe incluir como mínimo la procedencia del vino, quién lo produce, con qué variedad de uva está elaborado, el grado de alcohol que contiene, la capacidad de la botella, etc… La etiqueta y la etiqueta trasera son los espacios que una botella de vino reserva para ello. Veamos cada una de ellas.

ETIQUETA

Ocupa un lugar destacado en la botella y por tanto será lo primero que veamos y que nos condicionará en la elección. En ella encontraremos el nombre, el logo de la bodega productora, la marca del vino, el nombre del envasador, tipo de vinificación… Otra información obligatoria que debe contener esta etiqueta es su clasificación (Denominación de Origen, Vino de la Tierra…) que nos ayudará a determinar la edad del mismo.

ETIQUETA TRASERA

Suele aparecer en la parte posterior de la botella. Contiene información como la historia de la bodega, el volumen de alcohol, el tipo de uva usada para su elaboración, notas de cata que ha obtenido ese vino, consejos para su maridaje… digamos que sirve para asesorar al consumidor en su elección.

No podemos olvidar que el número de la botella es algo obligatorio que debe aparecer en esta sección, ya que el número de botellas emitidas están reguladas según las hectáreas de cada bodega.

EL MARKETING DE LA ETIQUETA

No cabe duda que lo primero que llama la atención del consumidor en cualquier producto es su estética, su diseño, y el vino no es menos. Sí es cierto que el consumidor ocasional buscará elementos de referencia, que le suenen familiares, y el consumidor aficionado buscará en el vino características concretas, es por ello que debe estar elaborada para cubrir las exigencias de cada uno de ellos.

HISTORIA DE LAS ETIQUETAS

¿Sabías que en sus inicios, la identificación del vino se hacía a través de sellos, lacres y cintas?

Si quieres saber más curiosidades como esta, visita nuestra sección ¿Sabías que…?

Las primeras etiquetas procedían de los marbetes o pequeños trozos de piel, cuero o pergamino que se disponían en el cuello de la botella y mostraban únicamente el año de la cosecha y el nombre del propietario.

Posteriormente se empezó a utilizar el papel pegado en la botella hasta la aparición de la litografía en 1796, que permitió su impresión en planchas metálicas.

De igual forma su diseño deberá estar acorde con el producto y acorde con las expectativas del consumidor, utilizándose diseños sencillos para vinos normales, elegantes para vinos medios y lujosos, para vinos excelentes.

Actualmente las bodegas se esfuerzan por distinguir al máximo su imagen, su presentación y diseño. Hay quienes conservan sus tradicionales estilos y otras que se lanzan a la innovación.

Seguro que a partir de ahora te fijarás con mayor detenimiento en las etiquetas de los vinos, ¿verdad? Esperamos que estas líneas os sirvan de ayuda para entenderlas mejor.