Recorriendo Córdoba

cordobaNo podemos negar que Andalucía está llena de rincones con encanto, con características, paisajes y gastronomía propios que los hacen peculiares. En este post descubrimos un poco más sobre la majestuosa Córdoba, ciudad situada a los pies de Sierra Morena muy conocida por su Mezquita, pero te sorprenderá saber todo lo que puedes descubrir en ella.

Mezquita-Catedral de Córdoba

Sin duda es el centro de todas las miradas y gran referente para esta ciudad. Se empezó a construir como mezquita en el año 785 y tuvo varias ampliaciones hasta que en el siglo XVI fue construida  una catedral renacentista en sus naves centrales. Actualmente cuenta con 24.000 m².

Fue declarada como Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural de la Humanidad y es reconocida como uno de los mejores sitios de interés turístico de Europa.

La gran Mezquita consta de: el antiguo Alminar, el Patio de los Naranjos y la sala de oración.

  • El Alminar o torre con una decoración basada en arcos de herradura geminados en cada cara y, por encima, arquerías corridas de arquillos.
  • El Patio de los Naranjos de 50×130 m y dividido en tres zonas llenas de limoneros y naranjos como era habitual en las construcciones de Al-Andalus, conformando un paisaje muy colorido. Tenemos que destacar sus dos grandes fuentes, la más destacada es la Fuente de Santa María del siglo XVII conocida también como el  Caño del Olivo. Otro rincón destacado son las galerías porticadas las cuales fueron utilizadas como escuela y hospital.
  • La sala de oración dispuesta sobre once naves separadas por 142 columnas que soportan arcos de herradura y pilares con arcos estructurales de medio punto, creando así una original arquería de arcos donde se alternan dovelas de piedra blanca y roja.

Alcázar de los Reyes Cristianos

Construido en el siglo XIV. En su interior, guarda magníficos jardines y patios estructurados en tres niveles de estilo mudéjar y en su exterior se pueden contemplar cuatro torres (Torre de la Paloma, Torre de los Leones, Torre del Homenaje y la Torre de la Inquisición).

Puente Romano de Córdoba

Construido en el siglo I. Actualmente es peatonal lo que permite pasear y disfrutar de las magníficas vistas del río Guadalquivir. Excelente lugar para cerrar un gran día de excursiones por la ciudad, contemplando un mágico atardecer.

La Judería

Un barrio judío creado entre los siglos X y XV. En él se encuentra la Calleja de las Flores que, como su propio nombre indica, está inundada de macetas de colores, todo un espectáculo para contemplar. Llegamos a la Sinagoga de Córdoba, un pequeño templo hebreo con decoración de yeso situada en la calle Judíos.

Iglesia de Santa Marina

Iglesia fernandina del sigo XIII con un fabuloso rosetón en su fachada, característico de este tipo de iglesias, y de su interior destacamos el retablo de la Capilla Mayor, con pinturas y esculturas de artistas cordobeses.

Templo Romano de Córdoba

No te puedes ir de Córdoba sin visitar los restos de lo que fue el templo de orden corintio construido en el siglo I, situado en la calle Alfaros, cerca del Ayuntamiento.

Mayo, el mes por excelencia

Esta ciudad tiene encanto los 365 días del año, pero, en mayo, se torna de color gracias a sus famosos Patios Cordobeses de los vecinos que abren las puertas de sus casas para mostrar la belleza de sus patios repletos de flores, de los que, la mayor parte, se encuentran situados en Santa Marina y en la zona de San Basilio, en el Alcázar Viejo.

Patio cordobés

Sabor cordobés

Si recorrer todos estos magníficos lugares te ha abierto el apetito, puedes disfrutar de su exquisita gastronomía en su gran variedad de lugares donde comer en Córdoba. Destacamos como no, su singular salmorejo, un plato tan versátil como delicioso del que seguro querrás repetir.

Debido a su gran influencia árabe, en su gastronomía se aprecia el uso generoso de los frutos secos, el gusto por la verdura y las mezclas de sabores agridulces.

En cuanto a la repostería, no te puedes ir sin probar su pastel cordobés hecho de hojaldre, relleno de cabello de ángel y cubierto con trozos de almendras tostadas y polvo de azúcar y canela.

Sin duda, podemos decir que Córdoba une la degustación de su gastronomía con el vivir de su cultura, un lugar más que aconsejable para pasar un bonito fin de semana.