¿Cómo saber si un vino está defectuoso?

Vino defectuosoTanto si somos la persona que sirve el vino como la que lo toma, es muy importante saber detectar si está en óptimas condiciones para consumirlo, incluso antes de abrir la botella. Hoy destacamos algunos trucos que os ayudarán a determinarlo. Ponemos a prueba tu olfato, vista y gusto.

Olor

La prueba más frecuente y fácil para detectar que un vino no es óptimo, es el olor a corcho al descorchar la botella, provocado por el contacto de este con el vino. Lo ideal es esperar unos minutos y mover la copa de vino y si sigue ese olor… mejor no tomarlo.

Otro de los defectos que podemos encontrarnos es su olor avinagrado. Esto es debido a la acción de las bacterias acéticas, en este caso decimos que el vino esta “picado” y es preferible cambiarlo por otro.

Vista

Otro síntoma de alerta es su color. Si apreciamos un tono marrón en un vino blanco o anaranjado en un tinto puede deberse a la oxidación, lo cual también podemos identificar a través del olfato.

Es usual encontrar posos de tintos añejos, un vino turbio, pero esto no es algo negativo ya que puede producirse por el paso del tiempo, en cuyo caso, bastará con decantar el vino, o bien porque la fermentación se haya producido en la propia botella. De cualquier modo, deja abierta la botella unos días y si mantiene un sabor extraño, retira el vino.

Gusto

Es uno de los sentidos más fiables para estos casos. Si nota un sabor avinagrado o una textura inusual, cabe la posibilidad de encontrarse ante un vino defectuoso. Lo mejor, como ya hemos comentado, es dejar abierta la botella unos minutos, incluso días y si nuestras sospechan siguen, no quedará más remedio que desechar la botella.

¿Es posible determinar estos problemas sin llegar a tener que abrir la botella?

La respuesta es sí, y nosotros te decimos cómo:

Lo primero es determinar si la botella está en buen estado, que no presenta grietas y está bien cerrada. Si encuentras algún resto de vino en el cuello de la botella, o ves que el espacio entre el corcho y el vino ha aumentado (lo que llamamos “merma del vino”) cabe la posibilidad de que se esté oxidando debido a una temperatura de conservación demasiado alta o a una humedad demasiado baja, en todo caso, se puede confirmar comprobando si el corcho está deshidratado.

Si encuentras el tapón ligeramente fuera de su lugar, puede ser debido a una congelación del vino y que este haya empujado el tapón. En este caso puedes salvar la botella si se consigue aumentar gradualmente su temperatura.

La decoloración de un vino es algo frecuente si no se mantiene la botella en un lugar oscuro, especialmente si la botella es transparente, que son más sensibles a la acción de la luz.

Estos son algunos consejos que debe saber un buen anfitrión como tú. Pon a prueba tus sentidos, como si de un experto se tratase y disfruta de una copa de tu vino preferido en óptimas condiciones.

Recuerda, si quieres saber más sobre el mundo del vino, en nuestra categoría «Enología» o bien en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter, encontrarás toda la información que deseas.