Gastropass Cordoba

Gastropass Cordoba English

Qué ver en Granada en tres días

Víctor Hugo decía que “El fin del arte es casi divino: resucitar, si hace historia”. Y eso es lo que le ocurrirá tras el paseo de hoy por el centro de Granada, donde verán una Granada más castiza y que al igual que el resto desprende historia en cada rincón.

Empezaremos por el corazón geográfico de la ciudad de Granada, visitando uno de sus símbolos, La Catedral. Data del 1501, cuando los Reyes Católicos comenzaron el proceso de transformación de la ciudad de Granada, con la firme idea de cristianizar esta urbe hasta entonces considerada musulmana. Combinación de tres estilos distintos, y es que se ideó como una catedral gótica, se construyó como renacentista y finalmente la fachada, obra de Alonso Cano, fue barroca, quedando incompleta ya que no pudieron construirse las dos torres que se plantearon en un inicio porque sus cimientos no resistieron.

Tras esta impresionante e imponente fachada se esconden incalculables obras de arte en forma de grandiosos retablos, altares mayores, capillas y demás obras de diferentes épocas y estilos. Cabe destacar el Altar Mayor por sus espectaculares dimensiones, así como por su configuración redonda, la cual no tenía antecedentes en la historia de la arquitectura.

Compartiendo este estilo barroco, y junto a la Catedral se encuentra La Capilla Real. Cuya construcción fue encargada por la Reina Isabel la Católica antes de morir y el Rey Fernando, con el fin de ser enterrados allí. Además de los Reyes Católicos, también se enterraron allí su hija Juana de Castilla y el esposo de ésta, Felipe el Hermoso. Tras pasar por varias etapas de austeridad, recuperó su esplendor en el siglo XVIII cuando Fernando VI ordenó: “Restablecer en lo posible las decadencias de mi Real Capilla de Granada, y sus bienes notables, y que en ella se perpetúe más decorosa la memoria de los Señores Reyes Católicos, sus gloriosos fundadores”. Cuenta con una entrada independiente. Merece la pena contemplar el imponente trabajo de forja, considerado de los más importantes mausoleos de España. Otro aliciente con el que cuenta este monumento es la cantidad de objetos personales de la Reina Isabel la Católica que podremos encontrar en la sacristía de la capilla, como su corona, su joyero y un riquísimo misal, que era su ejemplar de bolsillo y la importante colección de pinturas flamencas que allí se encuentran expuestas.

Si continuamos paseando por el entorno de la Catedral y la Capilla toparemos con otro edificio de especial singularidad, el Centro Lorca, un espacio cultural dedicado a la memoria y obra de este genio de las letras granadino. Está enclavado en el corazón de la Plaza Romanilla.

Una vez dejemos atrás las instalaciones del Centro Lorca, podremos adentrarnos en el moderno mercado que antaño fue centro neurálgico de la ciudad musulmana y foco de comercio de las principales manufacturas que aquí llegaban, la Alcaicería. Actualmente se trata de un entresijo de estrechas callejuelas que recuerdan el esplendoroso y apabullado zoco árabe que aquí se emplazaba. Podemos adquirir desde las más diversas variedades de té hasta los souvenirs más cotizados de Granada, además de disfrutar de sus sinuosas calles y encantadoras plazas.

Dejamos atrás la Alcaicería para desembocar en la famosa calle Reyes Católicos, verdadera arteria de la ciudad, bajo la cual reposa el río Darro tras ser adecuado a la modernidad en las obras de embovedado que se llevaron a cabo en el siglo XIX. A través de esta calle llegaremos a la Plaza Nueva, la cual a pesar de su nombre es la más antigua de Granada, de la época Cristiana. Se encuentra entre la Granada moderna y la carrera del río Darro contando así con una peculiar historia…. Se construyó para cubrir el río Darro, sustituyendo el puente al-Hattabin (Puente de los Leñadores), y así poder crear más espacio en la ciudad. Con el tiempo se convirtió en uno de los centros más importantes de Granada y según cuentan fue centro neurálgico del ocio del momento, celebrándose en ella torneos y corridas de toros así como ejecuciones públicas.

En sus alrededores podrán encontrar monumentos como La Real Chancillería, hoy en día utilizada como sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y archivo siendo su origen también un órgano judicial fundado por Isabel la Católica. Además de monumentos religiosos como la Iglesia de San Gil y la Iglesia de Santa Ana, construida para reemplazar la antigua mezquita Almanzora.

Por último podemos finalizar este fantástico día dando un paseo por la Carrera del Darro y tomándonos una tapa en alguna de las terrazas que encontraremos, y desde la que podremos disfrutar de las maravillosas vistas de la Alhambra iluminada por la noche.

 

Quadis Tinto de la Tierra de Cádiz

También Puedes encontrarnos en:

Facebook Twitter

Compartir: